Abogada y docente UChile Laura Albornoz: la equidad de género no se aprende por osmosis

“¿Qué aprendizajes nos deja el mayo feminista?, casos de lecciones no aprendidas” se llamó la charla que dio la Abogada, Doctora en Derecho Civil, ex Ministra del Servicio Nacional de la Mujer y académica de la Universidad de Chile, Laura Albornoz Pollmann. La organización estuvo a cargo del movimiento Derecho Renace de la Universidad de Magallanes, con el apoyo de la Unidad de Derechos Humanos y Ciudadanía.

Durante poco más de una hora, la militante demócrata cristiana definió la violencia de género como un problema estructural, vertical y transversal, y al acoso sexual como “la repetición de esa violencia estructural contra la mujer”. También expresó lo complejo de instalar este tema en la academia, debido a una cultura que funciona “como una mochila cargada de prejuicios, discriminaciones, ignorancia, falta de estudio y de preparación en un espacio que se supone culto”. A juicio de la Abogada, la academia ha permanecido pasiva frente a un tema que es urgente, mencionando como ejemplo la existencia de una sola rectora en las 18 universidades estatales, y recalcando que el acoso sexual produce efectos a veces irreparables en las víctimas, por lo cual, especialmente estas instituciones, deben contemplar sanciones a la altura.

En conversación con UMAG TV tras su charla, Albornoz subrayó que “estamos en un espacio intelectual, de creación de intelecto, formación de conocimiento, de profesionales. Le exigimos a nuestros estudiantes que aprendan, que conozcan, que investiguen. Bueno, autoimpongámonos la misma obligación los académicos”, dijo, porque “la equidad de género no es un tema que uno estudia mientras está esperando su turno en una fila (…) no se aprende por osmosis”, advirtió.

Consultada por la relación entre profesiones y discriminación de género, la ex Ministra respondió que “el acoso sexual es un fenómeno que afecta mayoritariamente a las mujeres, ya sea que éstas estudien ingeniería o matemática”, por tanto, el problema debiera ser “una preocupación institucional más que una salvaguarda personal”. A su juicio, “la máxima obligación de un académico y de una autoridad es aprender sobre sus obligaciones, y su obligación es tratar de hacer que esta universidad, que es una universidad pública, funcione con los estándares que el Estado chileno ha prometido defender, cuando ha suscrito tratados internacionales”, concluyó.

 

 

Fuente: noticia original

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.