Crean comisión triestamental para elaborar políticas de género en la Universidad de Magallanes

Un importante hito alcanzó la Universidad de Magallanes (UMAG) con la creación de una Comisión Triestamental para la elaboración de Políticas de Género al interior de la casa de estudios superiores, la que constituyó, recientemente, bajo la coordinación de la Unidad de Derechos Humanos y Ciudadanía.

En la reunión, participaron integrantes de las asociaciones APROTEC (Asociación de Profesionales y Técnicos), AFUM (Asociación de Funcionarios), ARAUMAG (Asociación de Académicos), dos representantes estudiantiles, directivos de la DAE (Dirección de Asuntos Estudiantiles), Recursos Humanos y los vicerrectores académico, José Maripani y de Vinculación con el Medio, Humberto Oyarzo.

La académica Ximena Soto, jefa de la Unidad de Derechos Humanos y Ciudadanía de la UMAG explicó a los asistentes que el alcance de la iniciativa radica en implementar políticas de género que se traduzcan en acciones como protocolos de acoso laboral, acoso sexual, de tratamiento a estudiantes transgénero o, algo tan cotidiano como los nombres para las ceremonias de egreso, “pues hoy entregamos títulos de ‘ingeniero’ o ‘trabajador social’ y no tienen género, entonces consideramos que son temas que una política adecuada podría resolver”, explicó.

El vicerrector académico, José Maripani, en tanto, valoró la instancia como un paso muy significativo para avanzar en la igualdad de género dentro del plantel,  reconociéndolo como un gran desafío. “¿Qué hacemos nosotros para tener las mismas posibilidades para desarrollarnos como personas dentro de nuestra institución? Allí, uno empieza a ver que hay que generar protocolos, que son muy importantes en los casos de acoso sexual y laboral. Yo creo que nuestra universidad ha sido pionera en muchas cosas, en temas como las becas para los pueblos originarios y a personas con capacidades diferentes, incluso cuando no había leyes sobre eso. Claramente, estos son temas en los que tenemos que ir de acuerdo a los tiempos, siempre pensando en cómo hacer que ésta, sea una universidad más equitativa y más justa”, recalcó.

Origen de la iniciativa

La Unidad de Derechos Humanos y Ciudadanía se instaló en abril de 2016 con la finalidad de educar a la comunidad universitaria y regional sobre el tema, momento desde el cual, comenzaron a identificar y levantar las necesidades que surgían en la propia institución.

Al respecto, Soto contó que la primera anécdota fue encontrarse con alumnas, funcionarias y académicas ávidas de información y orientación sobre la materia. “A pocos días de conformarnos, junto a la académica Claudia Eterovic, pusimos en la puerta de la oficina un letrero que decía ‘Unidad de Derechos Humanos y Ciudadanía y, al día siguiente, empezaron a golpear mujeres para decirnos que tenían un problema y que querían contarlo porque sus derechos humanos habían sido vulnerados. No era para lo que estaba creada la unidad, pero obviamente había que hacerse cargo de eso”, comentó.

La académica y jefa de la Unidad de DD.HH. y Ciudadanía de la UMAG, Dra. Ximena Soto, encabezó la reunión con los representantes universitarios.

A partir de aquello, el primer paso fue establecer vínculos con la Universidad de Santiago y la Universidad de Chile, entidades que ya tienen políticas de género y que han hecho investigaciones para detectar las brechas en esta materia. Fue en ese contexto que ambos planteles compartieron el instrumento de medición que utilizaron y la información de las variables del proceso de investigación. “Nosotros adaptamos ese formato con el apoyo de dos colegas de la carrera de Psicología, Sergio Saldivia y Germán Elgueta. De esta forma, durante 2016 nos informamos sobre qué estaba ocurriendo en las universidades chilenas y en 2017 revisamos el instrumento para, finalmente, en diciembre pasado, presentar un plan de acción dónde detallamos los pasos a seguir”, expuso la docente.

Cuatro momentos para una política de género en la UMAG

La etapa inicial abarca desde diciembre de 2017 hasta mayo próximo y pone a disposición un cuestionario online para todas las personas vinculadas a la Universidad de Magallanes que se divide en tres instrumentos: uno para estudiantes, otro para los funcionarios y otro para los académicos, “porque sus situaciones son distintas”, aclaró Soto, agregando que “nosotros garantizamos el anonimato para quienes contesten ese formulario y de aquí al 4 de mayo la idea es tener resultados cuantitativos”.

El segundo momento es la conformación de esta Comisión Triestamental de Políticas de Género, iniciativa que pone a tono a la UMAG con el Consejo de Rectores (CRUCH) que acaba de presentar, hace un mes, la Comisión de Políticas de Género del organismo, instancia en la cual participa Ximena Soto como representante de la Universidad de Magallanes.

A su juicio, la triestamentalidad es un elemento esencial para esta iniciativa ya que nos parece que una política de género tiene que involucrar a los tres mundos que dan forma a nuestra universidad”. En ese sentido, informó que uno de los acuerdos más importantes será formalizar la instancia mediante resolución oficial con una asignación de una cantidad de horas a la semana. Además, la comisión estará conformada por 15 personas con representantes de todas las facultades que tendrán por misión implementar acciones dentro de su propia unidad.

El tercer momento proyectado es la realización de una investigación cualitativa en base a los datos cuantitativos obtenidos con el cuestionario online que permita profundizar en la situación actual, para así poder pasar al cuarto y último momento (octubre 2018) que consiste en la entrega de resultados y propuestas de acciones –como los protocolos- en torno al tema de género en la UMAG.

Fuente: noticia original

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.